Flores e inspiración

Descubrir nuestra estrecha relación con el mundo vegetal, tomar consciencia de lo que las plantas, los árboles, las flores, los hongos, los cactus nos quieren comunicar, constituye para todo quien viva esa experiencia un sentimiento de asombro y de gratitud. Para otros, como Patricia Rojas Rodríguez, terapeuta chilena, ha sido además fuente de inspiración, de conexión con su gran creatividad.

Es así como nació Flores para el Alma, Poesía y Terapia Floral, un libro que aúna el deleite de leer en rima y el deleite de mirar, tocar, casi casi aspirar, es decir: un regalo para los sentidos. Este libro nos lleva a la infancia a la vez que nos abre al mundo asombroso de las flores sanadoras.

Desde la portada, una pintura naïf que hizo la madre de Patricia, pintora autodidacta de 90 años, siguiendo por ese elocuente prólogo inspirado en el manifiesto leído en el XI Festival de poesía de La Habana el 2006, para luego adentrarse en las páginas rebosantes de sorpresas, de ecos de nuestra niñez, de revelaciones entregadas con esa inapelable certeza del poema.

En la página 8 leemos como inicio del prólogo:

“La poesía es un bien común, la poesía es un bien de primera necesidad, la poesía salva al hombre, la poesía es imprescindible como el agua, como el aire, como el pan…

(…) La poesía es un instrumento, un arado, una mano abierta, un puño alzado, un pañuelo, un ánfora llena de agua limpia y fresca en el desierto…”

En la primera parte , Patricia da forma a la vida y obra de Edward Bach. Le bastan dos o tres versos para presentarnos al visionario médico que nos legó el conocimiento de las flores que sanan al hombre aproblemado. Y enseguida comienza a sacar de la cesta sin fondo de su creatividad esas flores hechas versos, por lo cual viajan directo a nuestro corazón, porque allí mora ese niño eterno que se regocija con las palabras juguetonas que suenan así, como el rebote de una pelota en las baldosas, como las gotas de lluvia que se descuelgan del tejado y llegan al suelo haciendo tic tic, tac, tac; como los ladridos de su perro avisando que viene el cartero, guau guau, arf, arf . Pero el deleite no se detiene ahí, porque cada presentación de las 38 flores también es visual: extraordinario trabajo de Carola Ramírez, diseñadora, quien supo plasmar el mundo mágico que sacaba Patricia de su imaginación poniéndolo en colores, formas, destellos de potente impacto visual.

Un ejemplo (el primer verso representa el estado alterado. El segundo el estado transformado. Los dos últimos  nos cuentan sobre la acción floral)

Página 93: HORNBEAM

¡Lunes, día de trabajo! Qué agotado me siento…

¿Alguien habló de paseo? ¡Yo lo organizo al momento!

El trabajo mental se fortalece al equilibrarlo con diversión,

rompe la rutina, vitaliza y da claridad de percepción

 

Este es un libro imprescindible para todo terapeuta floral, urgente para los docentes y formadores de terapeutas, vital para el alma.

Anuncios

Published by: mariaestercespedes

Soy Terapeuta Floral desde el año 2002. Número de Registro de la Asociación Gremial de Terapeutas Florales de Chile: 253 y dela SEDIBAC con el registro 2104 Autora de los libros "Terapia Floral para niños de hoy" (en conjunto con la Dra. Amanda Céspedes) , "Flores: Energía que sana" (en colaboración con Cecilia Gálvez), y Era una Gotita, del 2016, todos publicados por Ediciones B

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s